La carreta por ser el proveedor de computadoras laptop de bajo precio a estudiantes en países en desarrollo se ha venido animando: Apenas unas horas después de oír la noticia de que Uruguay sería el primer país a comprar los laptops XO de la organización del ex-profesor de MIT, Nicholas Negroponte—One Laptop Per Child (OLPC-Un Laptop Por Cada Niño), Intel Corp. anunció que tiene contratos para vender su Classmate PCs a dos países africanos.

Ese duelo de anuncios demuestra lo competitivo que se ha vuelto el mercado global para las empresas de tecnología educativa.

El gobierno de Uruguay hizo el primer pedido oficial para el “laptop de $100” de OLPC, la cual cuesta de hecho casi $200. El país suramericano pidió 100,000 computadoras XO para los estudiantes de edades entre 6 y 12 años. Es posible que el país haga otro pedido de 300,000 máquinas para poder dar un laptop a cada niño uruguayo para el año 2009.

La venta dio apoyo a OLPC, la cual ha encontrado dificultades para conseguir suficientes pedidos.

“De alguna forma he subestimado la diferencia entre darse la mano con un jefe de Estado y recibir un cheque,” Negroponte, el fundador de OLPC, dijo recientemente en el New York Times. Sin embargo, él confirmó que el primer contrato “le alegró mucho.”

“Queremos elogiar al gobierno de Uruguay por ser el primero en tomar medidas concretas para proveer laptops a todos los niños y maestros y esperamos que todos los países sigan su ejemplo,” continuó Negroponte.

No queriendo quedarse atrás, Intel y Microsoft anunciaron que darán 150,000 Classmate PCs al gobierno de Libya, según reportó Reuters. Al igual que las computadoras XO, los Classmate PCs son laptops resistentes y duraderas que cuestan cerca de $200 y que están diseñadas para atender las necesidades de niños en países en vías de desarrollo.

Según la vocera de Intel, Agnes Kwan, el ministerio de educación de Libya pidió las máquinas en agosto y los envíos comenzaron en septiembre. “Hasta ahora ha ido bien. Hace apenas un mes que empezamos la distribución,” Kwan dijo a Reuters.

La prensa de Libya reportó la venta de los Classmate PCs en agosto, continuó ella, pero hasta ahora Intel y Microsoft no habían discutido el tema fuera de ese país.

Kwan también dijo que Intel había hecho un acuerdo con el gobierno de Nigeria para vender Classmate PCs, aunque ella no sabía cuántas máquinas iba a solicitar el país o si utilizarían el sistema operativo de Windows o de Linux. Las Classmate PCs pueden usar ambos sistemas, ventaja que no tienen las máquinas de OLPC.

Los laptops XO tienen un sistema de operación abierto que evita el uso de ventanas, fichas y otros formatos familiares a cambio de un formato diseñado para permitir a los niños ser más intuitivos.

Microsoft está buscando la forma de poder utilizar Windows con los XOs, pero no pareciera que vaya a ser posible en el futuro cercano, dijo Will Poole, cabeza del grupo para mercados emergentes de Microsoft. Eso se debe a la dificultad de modificar Windows para que pueda interactuar con los elementos no-estándares e innovadores del XO, como las tecnologías para la pantalla y para el ahorro de energía.

Los Classmate PCs constituyen apenas una parte del negocio de Intel en el campo de la educación en Nigeria. Associated Press (AP) reportó el 13 de octubre que Intel lanzó un “proyecto de inclusión digital” en el país que busca capacitar 150,000 maestros, proveer computadoras a las escuelas e implementar un programa piloto que permitirá a algunos hospitales ofrecer servicios de salud a niños en áreas remotas a través de un sistema electrónico.

El Presidente de Intel, Craig Barrett, dijo que la empresa está segura de que dirigir más fondos hacia proyectos de educación y de salud en África—el continente más pobre del mundo—dará muchos dividendos en el largo plazo. Con más de 140 millones de personas, Nigeria es el país con la mayor población de África.

“Nigeria tiene un enorme mercado emergente y, como tal, no puede ser ignorado,” dijo Barrett a AP, añadiendo que el próximo billón de usuarios del Internet vendrá de mercados emergentes.

“El Internet llega a sólo un 2 por ciento de la población en África, lo cual deja un vacío muy grande,” él continuó. “Esto no es sólo una oportunidad comercial, sino que plantea un desafió e indica la necesidad imperiosa para empresas como la nuestra de hacer inversiones significativas orientadas a aumentar el mercado.”

Al mismo tiempo que sus computadoras compiten para los mercados en países en desarrollo, parece que Intel y OLPC están colaborando. En agosto Intel anunció que formaría parte del consejo de OLPC y contribuiría dinero y experticia técnica al proyecto.

Intel también trabajó junto a la empresa taiwanesa Asustek para producir otro laptop educativo de bajo precio al inicio del año, el Asus Eee PC, el cual cuesta US$299.

Aunque estos proyectos para ofrecer computadoras de bajo precio están orientados hacia niños en países en desarrollo, también puede sentirse su impacto en los Estados Unidos (EE UU).

En septiembre, OLPC anunció que vendería sus computadoras XO por un tiempo limitado en los EE UU por US$400 cada una; las ganancias serán utilizadas para comprar laptops para estudiantes en países en desarrollo.

Escuelas estadounidenses probablemente sentirán también los efectos de estos proyectos a medida que los productores compitan para reducir el consumo de energía y bajar los costos para llegar a los mercados emergentes del mundo.

Vínculos:

One Laptop Per Child

Intel Education

Asus Eee PC