Era como una de aquellas relaciones condenadas que nadie cree que va a durar, y el 3 de enero finalmente terminó: Citando desacuerdos con la organización, Intel Corp. dijo que va a abandonar la iniciativa de One Laptop Per Child (Un Laptop Por Cada Niño). La decisión le asestó un golpe al ambicioso proyecto, el cual procura dar laptops de bajo precio a millones de niños en países en desarrollo.

El desenlace acabó la rencilla que había empezado antes de que el fabricante de chips ubicado en Santa Clara, California, entrara en julio a la junta directiva del OLPC, con el...

Subscribe to Read More

Are You an Educator?

Get Free online access to all our
news and resources and get
eSchool News Today email newsletter